“Impeachment” contra Trump: ¿por qué lo investigan y qué tiene que ver Ucrania?


Impeachment, juicio político, como quieran
llamarle… El término es el más peligroso para un presidente. Y es a esto a lo que se enfrenta Donald Trump. Le puede costar el cargo. Si Trump pierde este juicio, será destituido. Y este proceso ya ha comenzado. La presidenta de la Cámara de representantes del Congreso de los EE.UU., Nancy Pelosi, anunció que va a iniciar
las investigaciones para el impeachment contra Donald Trump. Pero, ¿de qué lo acusan? La oposición demócrata lo acusa de que presionó a un gobierno extranjero para perjudicar a un rival político. Todo comenzó con una llamada telefónica. De un lado de la línea, Donald Trump. Del otro, el presidente de Ucrania, Volodymyr Selenski. Un informante anónimo alertó a los servicios de inteligencia de EE.UU. sobre
lo que se decía en esa conversación. En la llamada, Trump le insistió al
presidente de Ucrania para que se investigue a su rival político Joe Biden
y a su hijo. Pero, ¿qué tiene que ver Ucrania con Joe Biden? Joe Biden, como sabemos, es uno de los candidatos más fuertes para las elecciones de EE.UU. del 2020 y un claro rival para Donald Trump. Hunter Biden, el hijo, es miembro de la junta de una importante compañía de gas ucraniana. Según los demócratas, el presidente Trump quería que los ucranianos comenzaran una investigación de corrupción, porque esto podría dañar la reputación de Hunter Biden y, por
supuesto, de su padre, Joe Biden. En la famosa llamada, Trump también resaltó la ayuda que EE.UU. brinda a Ucrania. Pero lo que no dijo Trump es que poco antes había ordenado retener ayuda militar a Ucrania que el Congreso había aprobado. Lo que se investiga es si el presidente usó esto como elemento de presión. Trump admitió que habló sobre Joe Biden
con el presidente de Ucrania, pero dijo que no había ejercido presión para que éste investigara a Biden. También confirmó que había retenido la ayuda militar a Ucrania, pero por otros motivos. Además, dice que es Biden, quien fue
vicepresidente de la administración de Barack Obama, el que presionó a Ucrania
para que no se investigara a su hijo. Y que esto del impeachment es una cacería de brujas. Pero, se preguntarán ¿qué pasa en un impeachment o juicio político? Pues, en EE.UU. la constitución establece que el presidente debe ser destituido de su cargo si es acusado y condenado por traición, soborno o por otros crímenes o delitos graves. El proceso debe ser iniciado por la Cámara de representantes y nada más necesita de una mayoría simple para ser activado. Actualmente los demócratas tienen una
mayoría con 235 representantes frente a los republicanos de Trump, que tienen 198. Por lo que es bastante probable que ese voto lo ganen los demócratas y el
presidente sea llamado a juicio político. El juicio sin embargo tiene lugar en el
Senado, donde los republicanos son mayoría y ahí se necesitan dos tercios
de los votos para destituir al presidente. Hay que decir que sólo ha habido dos juicios políticos a presidentes en los EE.UU. El de Andrew Johnson, que fue hace mucho tiempo, en 1865. Y el más reciente fue el de Bill Clinton, pero ninguno de los dos fue destituido y continuaron en sus cargos. Así que a una destitución por juicio político es algo que nunca ha
ocurrido en la historia de los EE.UU. La verdad es que esto del impeachment ha rondado a Trump casi desde que llegó a la Casa Blanca, desde el escándalo por la
supuesta interferencia rusa en las últimas elecciones en EE.UU. También sonó cuando salieron las acusaciones de que Trump intentó silenciar a dos mujeres
con las que supuestamente tuvo relaciones extramaritales. Pero hasta ahora el juicio político no había pasado de la especulación. Ahora los demócratas se han decidido y han echado a andar la investigación. Más allá de la tormenta política desatada, no está del todo claro como esto va a afectar a los dos grandes
partidos que están a las puertas de las elecciones de 2020 en EE.UU.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *